2 de Octubre. FIESTA DE LOS ÁNGELES CUSTODIOS

2 de Octubre. FIESTA DE LOS ÁNGELES CUSTODIOS

Cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducir su vida”.  (SAN BASILIO, Contra Eunomio 3, 1)

Entre los primeros cristianos, como podemos comprobar en los textos siguientes, la devoción a los ángeles estaba profundamente arraigada.  Tenían con ellos un trato de confianza y de amistad que llama poderosamente la atención.

Experimentaban a diario su ayuda y su colaboración: acudían a su intercesión con la confianza firme de su segura protección y auxilio. Una muestra de la ayuda que experimentaron por parte de estos mensajeros de Dios y amigos de los hombres, es el episodio de San Pedro, mandado apresar por Herodes Agripa, vigilado por cuatro escuadras de soldados, y liberado prodigiosamente por un Ángel, mientras la Iglesia oraba incesantemente por él (Hechos 12, 4).

 Siempre es posible para nosotros mantener un trato confiado con los ángeles y acudir a su intercesión ante nuestras necesidades.

  Querubines, por Rafael Sanzio

  

 

1. Pensemos en la multitud de ángeles que están en su presencia, siempre dispuestos a cumplir sus órdenes. Dice, en efecto, la Escritura: Miles y miles le servían, millones estaban a sus órdenes y gritaban, diciendo: “¡Santo, santo, santo, el Señor de los ejércitos, la tierra está llena de su gloria!“.  (SAN CLEMENTE ROMANO, Carta a los Corintios, 30, 3-4)

3. (Un escritor cristiano del siglo II, Hermas en su obra “El Pastor”, ofrece algunas señales para reconocer las insinuaciones de los ángeles buenos y cómo distinguirlas de las de los ángeles malos…)

El ángel de la justicia —escribe— es delicado, y pudoroso, y manso, y tranquilo. Así pues, cuando subiere a tu corazón este ángel, al punto se pondrá a hablar contigo sobre la justicia, la castidad, la santidad, sobre la mortificación y sobre toda obra justa y sobre toda virtud gloriosa. Cuando todas estas cosas subieren a tu corazón, entiende que el ángel de la justicia está contigo. He ahí, pues, las obras del ángel de la justicia. Cree, por tanto, a éste y a sus obras. (HERMAS, “El Pastor”, Mandamiento VI, n. 2)

 

4.  (Desde los comienzos de la Iglesia, lo repite con frecuencia Orígenes en la primera mitad del siglo III,  se ha vivido la devoción al Ángel de la Guarda o Ángel Custodio de cada persona…)

Mas también el ángel particular de cada cual, aun de los más insignificantes dentro de la Iglesia, «por estar contemplando siempre el rostro de Dios que está en los cielos», viendo la divinidad de nuestro Creador, une su oración a la nuestra y colabora, en cuanto le es posible, a favor de lo que pedimos.   (ORÍGENES, Tratado sobre la oración, 11,1-5)

 

5. Los ángeles custodios, clamando, despiertan a quienes no velan. (ORÍGENES, Sobre San Mateo, 32)

 

6. Somos también deudores de nuestro ángel custodio, quien contempla siempre el rostro del Padre que está en los cielos. (ORÍGENES, Tratado sobre la oración, 28, 3)

 

7. Porque no en vano los ángeles de Dios ascienden y descienden sobre el Hijo del Hombre, viendo con los ojos iluminados por la luz de la ciencia.  Pues ellos, durante el tiempo mismo de la oración, avisados por el que ora acerca de lo que precisa, lo cumplen, si pueden, en virtud del mandato universal que han recibido.

(…) procurando que el que ha de hacer de dispensador de su beneficio fije su atención en el necesitado que pide confiadamente; así hay que pensar que se reúnen a veces los ángeles, como observadores y ministros de Dios, y se hacen presentes al que ora para tratar de obtener lo que solicita.  (ORÍGENES, Tratado sobre la oración, 11,1-5)

 

8. En cuanto a los ángeles de Dios, si «se acercaron» a Jesús y «le servían» (Mt 4, 11), no hay que pensar que limitaron este ministerio al corto espacio de tiempo que abarca la vida mortal de Cristo entre los hombres, cuando aún se encontraba Él entre los creyentes no precisamente para ser servido, sino para servir: ¿cuántos ángeles se podrá creer estarán encargados de ir agrupando a todos los hijos de Israel en torno a quien los ama individualmente, y de congregar a los dispersos junto al Salvador de los que temen e invocan, prestando un servicio mayor incluso que el de los apóstoles en orden al crecimiento y expansión de las Iglesias, hasta el punto de que el mismo San Juan, en el Apocalipsis (Ap 2, 1), llegue a decir que algunos ángeles están al frente de las Iglesias?  (ORÍGENES, Tratado sobre la oración, 11,1-5)

 

9. Es probable que cuando estamos congregados muchos para dar gloria a Dios, esté el Ángel de cada cual alrededor de quienes sirven al Señor, junto con aquella persona cuya guarda y custodia se le ha confiado; de suerte que se puede hablar de una doble asamblea de santos: una de hombres y otra de ángeles. (ORÍGENES, Tratado sobre la oración, 30, 5)

 

10. Es una verdad fundada en la infalible autoridad de la Escritura, que los Ángeles están establecidos sobre nuestra conducta y que ofrecen todos los días a Dios las oraciones de los que son salvos por Jesucristo. (SAN HILARIO DE POITIERS, Comentario a San Mateo, 18)

 

11.Todo el que cree en Jesucristo tiene un Ángel que le asista, si no le arroja de sí con alguna mala acción. (SAN BASILIO EL GRANDE, Comentario al Salmo 33,  8)

12. (La Iglesia enseña que desde la infancia a la muerte, la vida humana está rodeada de la custodia y de la intercesión del Ángel de la Guarda. Así lo recuerda San Basilio hacia el año 380 …)

Cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducir su vida.  (SAN BASILIO, Contra Eunomio 3, 1)

 

13. (También San Jerónimo, a finales del siglo IV, nos habla sobre la realidad del Ángel de la Guarda…)

Los Ángeles ven continuamente el rostro del Padre celestial. Grande es la dignidad de las almas, pues tiene cada una desde el instante en que nace un Ángel designado por Dios para su guarda. (SAN JERÓNIMO, Comentario a San Mateo, 18, 99)

14. Los ángeles rodean al sacerdote. Todo el santuario y el espacio que circunda al altar están ocupados por las potencias celestes para honrar a Él, que está presente en el altar. (SAN JUAN CRISÓSTOMO, Homilía sobre el sacerdocio, 6)

15. ¡Ojalá quisiera Dios que cuando quemamos el incienso sobre nuestros altares, y ofrecemos el sacrificio, se descubriesen visiblemente los Ángeles, como le sucedió a Zacarías! No hemos de dudar que hay siempre Ángeles presentes cuando se presenta el mismo Jesucristo, cuando es sacrificado Jesucristo. (SAN AMBROSIO, Comentario al Evangelio de San Lucas, 1, 95)

17. Conocemos por la fe que existen los ángeles y leemos que se aparecieron a muchos, de forma que no es lícito dudarlo. (SAN AGUSTÍN, Comentario sobre el Salmo 103, 15)

 

18. Bebe en la fuente clara de los “Hechos de los Apóstoles”: en el capítulo XII, Pedro, por ministerio de Ángeles libre de la cárcel, se encamina a casa de la madre de Marcos. —No quieren creer a la criadita, que afirma que está Pedro a la puerta. “Angelus ejus est!” —¡será su Ángel!, decían.

            —Mira con qué confianza trataban a sus Custodios los primeros cristianos.

            —¿Y tú?        (SAN JOSEMARIA ESCRIVA, Camino 570)

ORAR CON LOS PRIMEROS CRISTIANOS

Gabriel Larrauri  (Editorial Planeta)

Primeros Cristianos.

About these ads

3 pensamientos en “2 de Octubre. FIESTA DE LOS ÁNGELES CUSTODIOS”

  1. Es cierto que los Santos ángeles están siempre alrededor nuestro y se manifiestan de diversos modos, debemos pedirles siempre su asistencia en el nombre de Jesús misericordioso

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s